anecdotario

El cine, no sólo enseña lo que se enseña en las películas. El cine, concretamente el proceso de su creación, da lecciones imborrables, una escuela de la vida. En esta sección, cada dos semanas sumaremos las anécdotas, historias y momentos más llamativos y más ricos en vida: la vida de lo que pasa durante los rodajes. En cierto modo, ofreceremos una biografía del cine, no de sus personajes, sino de las venturas y desventuras que le pasan al cine y que sólo pasan en el cine.

***************************************************************************************************************

I. NOS VAMOS ENTENDIENDO (nosotros, tanto como Jack Lemmon & George Cukor)

Abrimos nuestro anecdotario en CineClass haciendo referencia a una historia que sucedió a mediados de los años cincuenta y que, sin duda, puede ayudar y mucho a aquellos actores que estén iniciándose frente a la cámara tanto como a los directores que no sepan bien cómo comunicar a sus actores qué es lo que quieren ver en el plano. 

Corría el año 1954. Jack Lemmon, el célebre actor fetiche de Billy Wilder, ya había desarrollado en aquella época una sólida carrera teatral. Era el momento de lanzarse al cine, a Hollywood. Y lo hizo de la mano de George Cukor en La rubia fenómeno (It should happen to you, USA, 1954) http://www.imdb.com/title/tt0047123/

Llegó el esperado día en que todo actor que se precie debe enfrentarse a la cámara. Jack Lemmon tenía un texto de media página, una auténtica parrafada que debía decir de un tirón. Lemmon dijo su parte de un tirón y Cukor cortó la toma cuando su actor había terminado. Se acercó a él y le felicitó:  “Ha sido estupendo, va a ser una gran estrella. Pero… en la gran parrafada, por favor, un poco menos. Ya sabe, en el teatro, estamos muy atrás, en plano general, y hay que entregarse. Pero en cine, si se intercala un primer plano, no puede haber tanto entusiasmo”. Jack Lemmon repitió la toma y George Cukor fue de nuevo hasta su lado: “¡Fantástico! Totalmente maravilloso, ahora vamos a repetirlo, un poco menos.” Lemmon volvió a hacer la toma más de diez veces, y cada vez que terminaba, Cukor le soltaba aquello de: “Un poco menos”. Tanto se tensó la cuerda que el bueno de Jack terminó por saltar: “Señor Cukor, por Dios, voy a acabar no actuando en absoluto” a lo que Cukor sentenció: “Ahora nos vamos entendiendo”.

*BONUS TRACK: Al ser nuestro debut en esta sección, vamos a seguir el ímpetu del novato Jack Lemmon y en vez de dar un poco menos, ofrecer un poco más. Aquí tenéis la prueba de cómo actuar-actores-actuados (entre ellos y como colofón, el propio Lemmon). 

Esperemos que todo esto sirva también para que entre nosotros, en las clases y anécdotas por venir, nos vayamos entendiendo.

*PUBLICADO el 13 de Septiembre de 2011 (una anécdota preparada por David Alfaro & Alberto Cruz)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: